3 frutas para bajar de peso y no hacer dieta.

  Tenemos muchas frutas que podemos consumir y que ayudan a bajar de peso, ya cerca  la temporada de verano es la oportunidad de  aprovechar y cambiar nuestros hábitos alimenticios. #ViveNatural

 

 

KIWI

La fibra soluble que contiene el kiwi ayuda a darnos una sensación de saciedad, por lo que evitará que comas a todas horas.

 

 

MANZANA

Las manzanas contienen un alto nivel de fibra, misma que ayuda a disminuir el colesterol y perder peso. Se recomienda consumir dos veces por día, justo cuando se nos antoja una barra de chocolate.

PIÑA

La piña es considerada una fruta “laxante” gracias a la cantidad de fibra que posee, por lo que si buscas bajar de peso sin esfuerzos, esta se volverá tu fruta predilecta.

 

 

Fuente : msn.com/estilosdevida

 

4 remedios naturales para el Asma

El asma, cada vez un problema de salud mas recurrente con múltiples causas comunes, pero tenemos en nuestro casa remedios naturales que te ayudaran notablemente contra este mal.
#ViveNatural

 

 

 

Fuente: msmestilodevida

 

La alimentación en el futuro?

A la fecha somos mas de 7,426 millones de habitantes, y en el Perú estamos cerca a los 34 millones 715 mil habitantes, casi 50% entre hombres y mujeres, la estadísticas indican que dentro de algunos años la población crecerá tanto que se podría producir un desabastecimiento de alimentos, no alcanzaría para todos. En este escenario se presenta otras alternativas de alimentación como Joylent, esta será la solución? es posible que toda la humanidad necesita los mismos requerimientos nutricionales? Calóricos? ustedes que opinan?

 

Estracto de publicación sobre el Joylent.

Me he alimentado únicamente con Joylent durante 30 días, esta es mi experiencia

Joylent es la versión europea, sin más relación que un concepto y un nombre casi idénticos, de Soylent, un producto nacido en Estados Unidos para sustituir a la comida con batidos que aportan todos los nutrientes que necesita un cuerpo humano al día.

Joylent llega en forma de bolsas de medio kilo de peso, aproximadamente, que son suficientes para un día entero. La idea es dividirla en tres para hacer un batido con cada parte (desayuno, comida, cena), pero no importa si se divide en cuatro o en cinco. Al fin y al cabo entran las mismas calorías en el cuerpo, lo cual nos lleva al siguiente punto: las calorías que necesitamos.

Es importante: calcula la dosis que realmente necesita tu cuerpo.

Sus ingredientes son harina de avena, harina de soja, proteína de suero, maltodextrina en polvo, semillas de linaza, cacao en polvo y fruta liofilizada. Con esta mezcla ofrece al menos el 100 % de la dosis recomendada de todos los nutrientes que necesita el cuerpo humano.

Está en cuatro sabores: vainilla, fresa, chocolate y plátano. Se puede hacer un pedido de únicamente un sabor o combinar los cuatro, pero no sólo dos o sólo tres, al menos de momento.

Su composición nutricional básica es la siguiente, por bolsa:

  • Calorías: 2.119 kcal (el 106 % de la ingesta diaria recomendada, aunque como ya he dicho, es muy relativo, y Joylent debería aclararlo en su web).
  • Hidratos de carbono: 267 gramos (107 % de la IDR).
  • Hidratos de los cuales son azúcares: 30 g de cada 267 g.
  • Proteínas: 134 gramos (108 % de la IDR).
  • Grasa: 53 gramos (97 % de la IDR).
  • Grasas saturadas: 8 g de cada 53 g.
  • Grasas monosaturadas: 15 g de cada 53 g.
  • Grasas polisaturadas: 27 g de cada 53 g.
  • Fibra: 32 gramos (116 % de la IDR).
 Ventajas
  • Es muy barato. Comprando 30 bolsas (90 comidas) sale a 5.5 euros diarios a los que sólo hay que añadir el gasto del agua con la que se mezcla.
  • Es rápido. Como dije, en tres minutos da tiempo a prepararlo, agitarlo, bebérselo y limpiar el agitador. Puedo hacer más actividades diarias gracias al ahorro de tiempo.
  • Siempre está ahí. Con una compra mensual nos evitamos los clásicos casos de llegar a la nevera y al ver que no hay nada / nada apetecible, acabar tirando de comida rápida o a domicilio, con lo que nos perjudica eso al bolsillo o a la salud. O ambas.
  • Higiene. A veces hay situaciones en las que no podemos lavarnos los dientes tras comer, cuando lo hacemos fuera de casa. Con Joylent, un vaso de agua es suficiente para salir del paso.
  • Sensaciones. Ya no me despierto con pesadez y apatía como antes sucedía en ocasiones. Tengo algo más de energía vital. La dieta, por si alguien no lo tiene en cuenta, afecta en todo. Meter en el cuerpo grasas saturadas y azúcares en exceso tiene consecuencias muy perjudiciales desde la primera digestión.

Inconvenientes

  • El factor social. Las primeras veces que salía a comer, cenar o tomar algo con amigos o familiares me molestaba en explicarles lo que estaba haciendo. Con ellos aún es asequible. Cuando hay una cena con 10 personas de las cuales 6 no son de tu primera o segunda línea de amistad y tienes que explicarles que estás en un proceso de 30 días comiendo polvos, porque quieres, sin un fin como el de adelgazar, es complicado. Así que lo acabé resolviendo argumentando que ya había cenado, que tenía molestias estomacales o comentarios por el estilo. Todo para no llamar aún más la atención que cenando únicamente una Coca-Cola Zero.
  • Comer por placer. En ocasiones he tenido prácticamente ansiedad por querer comer algo delicioso, por morder y masticar comida de verdad. Eran rachas que llegaban y se iban más adelante para volver después. Lo cual, con una comida al menos eventual, se hubiese subsanado.
  • Lo mal visto que está comer polvos… y transportarlos. Como la anécdota del control de seguridad del aeropuerto, cuando me costó una llamada al Guardia Civil pasar con cuatro bolsas de Joylent en la maleta, y una cara de compasión del susodicho al explicarle de qué se trata.

Fuentes: imágenes y contenido, hipertextual.com/2015/02/joylent-experiencia-30-dias

  • Publicidad